CUIDADO CON LA JUBILACIÓN PARCIAL ANTICIPADA

Share Button

El RD-Ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, modificó la regulación de la jubilación parcial y anticipada prevista por la Ley 27/2011, cuya vigencia había quedado aplazada, y llevó a cabo, alteraciones sustanciales en relación con preceptos de la Ley 27/2011 no suspendidos.

Con la normativa vigente, si un trabajador suyo quiere acceder a la jubilación parcial anticipada, se mantiene la obligación de cubrir la jornada no realizada con un contrato de relevo, que puede suscribir con un desempleado, o con otro empleado de su empresa que tenga un contrato temporal, pero ha habido importantes cambios que debe tener en cuenta y que pasamos a exponer:

 

CONTRATO DE RELEVO: Puede ser de duración indefinida o temporal. Si es temporal debe ser como mínimo por el tiempo el tiempo que le falte al jubilado parcial para acceder a la jubilación  total.

El contrato de relevo podrá celebrarse a jornada completa o a tiempo parcial, siempre que la jornada sea como mínimo igual a la reducción de jornada pactada con el jubilado. La reducción de jornada del jubilado se sitúa ahora entre un mínimo de un 25 por 100 y un máximo del 50 por 100 (antes 75 por 100).  Este límite puede llegar hasta el 75 por 100 (antes 85 por 100) si el trabajador relevista es contratado a jornada completa mediante un contrato de duración indefinida.

Además, en el caso de que la reducción de jornada sea superior al 50%, el contrato de relevo debe mantenerse al menos durante el tiempo que le falte al jubilado parcial para alcanzar la edad de jubilación ordinaria y dos años más. En caso contrario deberá reintegrar a la entidad gestora la cuantía de la pensión de jubilación parcial que haya percibido el pensionista.

 

INCIDENCIAS QUE PUEDEN SURGIR:

1/ Con el relevista: Si el empleado con el que firma el contrato de relevo abandona la empresa o es despedido antes de que el jubilado parcial acceda a la jubilación total, por cualquier causa, incluida la excedencia o el agotamiento del plazo máximo de la Incapacidad temporal, la empresa está obligada a sustituirlo por otro desempleado o por otro trabajador de su empresa cuyo contrato sea temporal, en el plazo máximo de 15 días desde el  cese.

En caso contrario la empresa deberá reintegrar a la Seguridad Social la cuantía correspondiente a la jubilación parcial de su empleado, devengada desde el cese del relevista hasta que el jubilado parcial acceda a la jubilación ordinaria, o hasta que se contrate a un nuevo relevista.

Se excluyen de esta obligación los casos en que el relevista pida una reducción de jornada por guarda legal, o si coge la baja médica.

2/ Con el jubilado: Si despide a su empleado una vez éste haya accedido al cobro de la pensión de jubilación parcial, podrán producirse las siguientes situaciones:

Despido procedente: Si el despido no se impugna por el trabajador o si es declarado “procedente”, ya sea por causas disciplinarias u objetivas, la empresa no deberá cubrir la parte de jornada dejada vacante por el jubilado parcial, pero sí tendrá que mantener en plantilla al relevista hasta el momento en que el jubilado parcial alcance la edad de jubilación.

Despido improcedente: Si el despido se declara improcedente y no se opta por la readmisión, deberá ofrecer al relevista una ampliación de su jornada para cubrir la jornada “vacante” dejada por el jubilado, y si éste no la acepta, deberá contratar a un nuevo trabajador para que la cubra, a menos que el relevista ya esté prestando sus servicios a jornada completa.

 

COTIZACIÓN A LA SEGURIDAD SOCIAL: Durante el periodo de disfrute de la pensión de jubilación parcial, aunque haya existido una reducción de jornada y del salario, tanto la empresa como el trabajador están obligados a cotizar por la base de cotización que, en su caso, hubiere correspondido de seguir trabajando a jornada completa.

Ahora bien, la obligación de cotizar a jornada completa se aplicará también de forma gradual, según lo indicado en la nueva disposición transitoria 22ª, añadida por la Ley 27/2011 y modificada por el RD-Ley 5/2013, comenzando en el año 2013, en el que la base de cotización será equivalente al 50% de la base de cotización que hubiera correspondido de realizar la jornada completa y, a partir del 2014, por cada año transcurrido se incrementará un 5% más hasta alcanzar el 100% el 1 de enero del año 2023.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

*