Entradas

LOS BANCOS DEBERÁN ENTREGAR A LAS PYMES Y LOS AUTÓNOMOS UN DOCUMENTO LLAMADO “INFORMACIÓN FINANCIERA-PYME”

Share Button

Desde el 11 de octubre de 2016, cuando las entidades decidan cancelar o reducir el flujo de financiación a sus clientes pymes y autónomos, además de informarles con un preaviso de tres meses, les tendrán que hacer entrega de una extensa información sobre su situación financiera e historial de pagos en un documento llamado “Información Financiera-PYME”. En dicho documento el banco debe mostrar el historial de pagos de los últimos cinco años (créditos históricos y vigentes, importes pendientes de amortización, impagos…), así como un extracto de los movimientos realizados el último año. También debe calificar el riesgo de la empresa (bajo, medio-bajo, alto…) teniendo en cuenta sus estados financieros, su historial de pagos.

 

Con la aprobación de la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial, las entidades de crédito deberán dar un preaviso cuando tengan intención de no prorrogar, extinguir o disminuir en un 35% o más el flujo de financiación concedido a una pyme. Esta notificación deberá enviarse con una antelación mínima de 3 meses a la fecha de vencimiento del contrato de crédito de mayor cuantía. Este preaviso se acompaña de la obligación de la entidad de crédito de facilitar de forma gratuita a las pymes información sobre su situación financiera e historial de pagos (“Información Financiera- Pyme”).

Atención. Los bancos deberán cumplir dichas obligaciones desde el pasado 11 de octubre de 2016, fecha de entrada en vigor de la Circular 6/2016, de 30 de junio, del Banco de España por la que se determinan el contenido y el formato del documento «Información Financiera-PYME»

 

Preaviso a las pymes que dejen de recibir créditos

Por un lado, deberán dar un preaviso cuando tengan intención de no prorrogar, extinguir o disminuir, en un 35% o más, el flujo de financiación concedido a una pyme.

Esta notificación deberá enviarse con una antelación mínima de 3 meses a la fecha de vencimiento del contrato de crédito de mayor cuantía. Para calcular este límite del 35% se tendrá en cuenta el conjunto de contratos de crédito (y cualesquiera otros que cumplan una función de financiación equivalente) de la pyme concedidos por una misma entidad de crédito.

Se entenderá que se ha disminuido el flujo de financiación cuando, en un periodo de tres meses tras la celebración de nuevos contratos de financiación o la prórroga de todos o algunos de los existentes, el flujo de financiación disponible es inferior en, al menos, un 35% respecto del existente en el momento en que se debió notificar el preaviso.

Atención. Exenciones: La entidad de crédito podrá quedar exenta de esta obligación de preaviso si justifica de manera objetiva que las condiciones financieras de la pyme han empeorado de manera sobrevenida y significativa, siempre y cuando la financiación otorgada por esa entidad represente una parte sustancial del flujo de financiación total de la pyme.

Además, la Ley prevé otras excepciones a esta obligación, generalmente justificadas, como pueden ser la situación de concurso de la sociedad, el inicio de las negociaciones para alcanzar un acuerdo de refinanciación o el incumplimiento contractual o la resolución de mutuo acuerdo.

 

 “Información Financiera-Pyme”

La Circular 6/2016 del Banco de España, publicada el 11 de julio en el BOE, define el contenido y formato del documento “información financiera-Pyme”, y desarrolla una metodología estandarizada para la evaluación de la calidad crediticia de las pymes y de los trabajadores autónomos con la que obtener una calificación del riesgo. Dicha Circular (conocida como “Circular Pyme”) entró en vigor el 11 de octubre de 2016.

Por “Información financiera-Pyme” se entiende el documento (información financiera e historial de pagos) que deberá ser entregado por la entidad de crédito a petición del cliente o cuando la entidad decida no prorrogar, extinguir o disminuir el flujo de financiación a pymes y autónomos en una cuantía igual o superior al 35% (lo que requiere un preaviso de tres meses).

La entidad no estará obligada a facilitar este documento cuando el plazo de duración de la financiación sea igual o inferior a 3 meses, cuando la entidad haya resuelto el contrato por incumplimiento de la pyme de sus obligaciones, o cuando la entidad ponga fin a las relaciones de negocio u operaciones con la pyme en virtud de lo previsto en la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, entre otros supuestos.

Por tanto, si es Vd. autónomo o PYME, y su banco le avisa de que no le renueva la financiación, o de que se la reduce en más de un 35%, exija esa “Información Financiera-PYME”, que deberán mandarle en el plazo de 10 días hábiles desde que la entidad de crédito haya enviado el preaviso, de manera gratuita, y le servirá para demostrar su solvencia, así como que su empresa está al día de sus obligaciones (frente a otros bancos, frente a clientes o proveedores, etc.).

Atención. Las pymes tendrán derecho a solicitar de la entidad de crédito la “Información Financiera-Pyme” en cualquier momento. Los bancos deben entregar la “Información Financiera-PYME” siempre, aunque no hayan avisado a la empresa de que no van a renovarle la financiación), sin perjuicio de que la entidad de crédito podrá cobrar en este caso por la prestación del servicio.

NOVEDADES EN MATERIA DE FINANCIACIÓN: OBLIGACIÓN DE LOS BANCOS DE PREAVISAR SI NO RENUEVAN LA FINANCIACIÓN A LAS EMPRESAS Y REGULACIÓN DEL “CROWDFUNDING».

Share Button

A partir de ahora, los bancos deberán preavisar a las empresas (incluidos los autónomos) de que no les van a prorrogar el “flujo de financiación”, o que lo van a reducir en un 35% o más. Por flujo de financiación se entiende el conjunto de productos de financiación que la empresa tenga contratados (póliza de crédito, descuento…).

Dicho preaviso deberá realizarse con tres meses de antelación al vencimiento del producto financiero de mayor cuantía, en caso de que haya varios.

Así lo establece la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial, que articula un conjunto de medidas con una doble finalidad:

La primera pretende hacer más accesible y flexible la financiación bancaria a las pymes, potenciando la recuperación del crédito bancario.

La segunda pretende avanzar en el desarrollo de medios alternativos de financiación («crowdfunding»), sentando las bases regulatorias necesarias para fortalecer las fuentes de financiación corporativa directa o financiación no bancaria en España.

 

FAVORECER LA FINANCIACIÓN DE LAS PYMES: Hay dos novedades destinadas a favorecer la financiación bancaria de las pymes.

La primera de ellas, recogida en el capítulo I, establece la obligación de las entidades de crédito de notificar a las pymes y autónomos, por escrito y con antelación suficiente, su decisión de cancelar o reducir significativamente el flujo de financiación que les haya venido concediendo. De esta manera, la pyme dispondrá de tiempo suficiente para encontrar nuevas vías de financiación o para ajustar su gestión de tesorería, de forma que tal interrupción o reducción de la fuente de crédito no genere sorpresivos problemas de liquidez que dificulten o incluso imposibiliten cualquier reajuste. Este preaviso se acompaña de la obligación de la entidad de crédito de facilitar a la pyme, en un formato estandarizado según los criterios del Banco de España, información sobre su situación financiera e historial de pagos. De este modo, la pyme podrá iniciar la búsqueda de fuentes alternativas de financiación con mayor facilidad, haciendo el uso que mejor corresponda de su información financiera.

También se incluye en este capítulo I la obligación de las entidades de poner a disposición de las pymes un informe de su calificación crediticia, basado en la metodología común y modelos que a estos efectos elaborará el Banco de España, y que podrá convertirse en una herramienta eficaz para la valoración del riesgo de las pymes españolas en términos comparables y fidedignos.

La segunda medida es la reforma del régimen de las titulizaciones, contenida en el título III, que incrementarán la transparencia, calidad y simplicidad de las titulizaciones en España, y refundirá la enorme dispersión normativa existente en el régimen jurídico español sobre esta materia, aportando mayor claridad y seguridad jurídica al marco regulatorio.

 

DESARROLLO DE MEDIOS ALTERNATIVOS DE FINANCIACIÓN: El título V establece por primera vez un régimen jurídico para las plataformas de financiación participativa, dando cobertura a las actividades comúnmente denominadas como «crowdfunding».

Estas plataformas constituyen un novedoso mecanismo de desintermediación financiera desarrollado sobre la base de las nuevas tecnologías, y han crecido de manera muy significativa en los últimos años. El «crowdfunding» es un fenómeno con diversas manifestaciones, si bien sólo se regulan aquí las figuras en las que el inversor espera recibir una remuneración dineraria por su participación, dejando por tanto fuera del ámbito de esta norma al «crowdfunding» basado en compraventas o donaciones.

Las plataformas de financiación participativa ponen en contacto a promotores de proyectos que demandan fondos mediante la emisión de valores y participaciones sociales o mediante la solicitud de préstamos, con inversores u ofertantes de fondos que buscan en la inversión un rendimiento.